Equities

Equities es el término inglés que se utiliza para hablar de acciones. Por tanto, los CFDs de equities son CFDs sobre acciones.

¿Qué tienen que ver los CFDs con las acciones? Mucho, pues con CFDs sobre acciones podemos apostar al movimiento de éstas sin necesidad de poner mucho dinero. Cuando invertimos en bolsa tenemos que invertir mucho dinero para comprar acciones y tener algo de beneficios después de las comisiones del broker, los gastos de corretaje, etc. Sin embargo, con los CFDs podemos apalancarnos para que con una pequeña cantidad de dinero, podamos aprovecharnos en gran medida de un pequeño movimiento en el precio de unas acciones.

Con los contratos por diferencias podemos aprovecharnos del movimiento de una acción en un plazo corto de tiempo. Por ejemplo, si creemos que las acciones de Apple van a subir en las próximas horas, podemos ponernos largos en ella comprando CFDs y pasadas unas horas, cerrar la posición.

mundo contratos

Acciones y derivados

Obviamente esto entraña un riesgo, y hay que saber que se puede perder todo el capital. Por eso, para solucionar este tipo de problemas existen también herramientas que podemos utilizar como son los stop loss que permiten cerrar una posición inmediatamente una vez que las acciones llegan a determinado precio. Por ejemplo, si creíamos que las acciones de Apple iba a subir de 100 dólares a 105 dólares en 3 horas, y resulta que empiezan a bajar, podemos dejar puesta una orden para que, por ejemplo, si llegan a 99,50 dólares, cerremos la posición inmediatamente. De esta forma, podemos controlar el riesgo que, al operar apalancados con CFDs siempre es alto.

Por todo esto, con los Contratos por Diferencias podemos beneficiarnos de la evolución de los precios de diferentes activos como las propias acciones que ya hemos comentado en este artículo, así como otros activos financieros como materias primas o divisas de forex.